Somos una empresa con sentido familiar, profundamente humana que trabaja por brindar y compartir soluciones ecológicas a un entorno familiar y/o empresarial

Nuestra filosofía se resume en un total compromiso con la reducción significativa del plástico petroquímico de un solo uso y por consecuencia la mitigación de los efectos del cambio climático, en el amor por nuestro planeta, el respeto por las próximas generaciones y la exigencia de la calidad.

Nuestra pasión nos motiva a crear relaciones de bienestar con nuestros clientes conociendo sus necesidades específicas, en este orden de ideas, les ofrecemos un acompañamiento en la transición hacia el Consumo Responsable y la Economía Circular.

NUESTRA HISTORIA

Madres de dos niñas y recién llegadas al país después de varios años de vida en Estados Unidos y Francia, con bagajes profesionales muy diferentes, pero con afinidades ecológicas comunes, en una tarde de té y diversión de nuestras hijas, Diana Belalcázar y yo, Liliana Narváez, conversamos sobre la preocupante situación del planeta y el futuro de las próximas generaciones. Entre muchos otros temas, hablamos de una posible solución a la tragedia de los plásticos petroquímicos de un solo uso y su inadecuada disposición final en Colombia y en el mundo.

Cabe anotar que Colombia genera 12 millones de toneladas de residuos sólidos al año, y de éstas, el 56% es plástico de un solo uso, el país se enfrenta a la posibilidad de padecer un “tsunami” ambiental por cuenta de la contaminación de mares y ríos con este material. En el mundo, las estimaciones para 2050 son alarmantes ya que se cree que habrá 12.000 millones de toneladas de desechos plásticos en entornos naturales”. (El Espectador, Nov18 2019)

Frente a este problema decidimos tomar acción. En un segundo encuentro, nos pusimos en la tarea de hacer investigaciones sobre qué estaba haciendo la industria colombiana en materia del cuidado y el respeto por el Ambiente. Gratamente sorprendidas, nos encontramos con una serie de emprendedores y PYMES que luchan por brindar soluciones que contribuyen a mitigar los efectos del cambio climático como: fabricantes de bolsas en almidón de yuca, almidón de maíz, empaques en bagazo de caña de azúcar, carbón vegetal de café, envolturas ecológicas para alimentos, tarjetas digitales de presentación para mitigar el uso del papel

Y un día, INSPIRE2030 llegó a nuestras vidas con el firme propósito de reunir, articular y dar voz a diferentes “actores verdes” de la industria colombiana bajo un mismo techo. Esta necesidad de compartir un mensaje de respiro a la tierra y de mostrarle a la sociedad en general, que sí se puede ser más amables y amigables con el planeta, nos llevó a participar en la primera feria: “Picnic entre famille et amis”, un lugar de encuentro entre familia y amigos, organizado por el colegio de nuestras hijas y durante el cual presentamos nuevas alternativas de Consumo Responsable. Rápidamente tuvimos la oportunidad de presentar este emprendimiento a los Consulados de París y de Nueva York, escenarios en los que tuvimos una buena acogida e incluso, mucha curiosidad, por parte de los participantes de cómo ser ciudadanos eco-responsables.

INSPIRE2030 nació de una toma de conciencia y un deseo por luchar por el clima como un BIEN COMÚN. Es una empresa con compromiso ambiental y social y su origen no se dio a partir de estudios, ni estadísticas o análisis de comportamiento del mercado ecológico, todo lo contrario, es el resultado de una pasión por encontrar soluciones ecológicas que respondan a prácticas más eco-responsables en la sociedad colombiana y que contribuyan a la reducción significativa del plástico de un solo uso.

¿Qué decir del equipo de INSPIRE2030?

Diana Belalcázar y Liliana Narváez, con el apoyo del Ingeniero, Víctor Ramos, en la Dirección de Operaciones de la empresa, conforman un equipo totalmente comprometido con las próximas generaciones, que desea con vehemencia compartir y generar a su alrededor una mayor toma de consciencia de la urgencia de consumir de manera responsable y de tomar acciones inmediatas en pro del ambiente.

El compromiso de INSPIRE2030 no es solamente ambiental, sino también social, es por esta razón, que está constituida como una sociedad SAS BIC “Bienestar e Interés Colectivo” sumándose a parámetros de inclusión social y repartición equitativa entre sus empleados.

BIC, nuevo modelo de empresas que nace en Colombia

Fueron creadas a través de la Ley 1901 de 2018. Estas compañías deben contribuir con el medio ambiente.

Las Sociedades de Beneficio e Interés Colectivo (BIC) constituyen un nuevo modelo empresarial que comenzará a aplicarse en Colombia. Son compañías, que más allá de su finalidad lucrativa, tienen una vocación de interés común.